Detrás de un buen café.

Saber la historia detrás de los productos que consumimos nos hace ser más conscientes cuando compramos, cuando comemos y cuando usamos cada cosa en nuestro día a día. En nuestra búsqueda de marcas aliadas hemos hecho un seguimiento detallado a todos los procesos desde la materia prima hasta el consumo y desecho lo cual nos ha permitido que nuestro proyecto sea satisfactorio y consciente.

Les contamos hoy la historia de Caffa que además de ser uno de los cafés más deliciosos que hemos probado tiene un proyecto social muy interesante. Juan Felipe y Sebastián son dos socios que se embarcaron en 2016 en la gran aventura de recorrer el país buscando caficultores pequeños e identificando distintas problemáticas sociales, económicas y ambientales a los que se ven enfrentados cada uno de ellos y sus familias. Además de comprarles el café a precios mayores del mercado lograron sumarlos a una de las áreas de su proyecto y era la educación en derechos humanos que hoy en día es uno de los temas coyunturales por la firma de la paz.

Asimismo trabajando con una amiga ecóloga se pusieron en la tarea de enseñar a los niños de los municipios el cuidado de los animales y especialmente de los pájaros que hacen que el café tenga un buen proceso. Involucraron también a las esposas de los caficultores o como ellos les dicen las “comadres” para que usaran fibras naturales y tejan mochilas, las cuales se venden junto con el café.

En 2017 fueron galardonados como el Mejor Emprendimiento Javeriano y este fue uno de los impulsos para seguir trabajando en la construcción de una sociedad mejor. Son invitados frecuentemente a realizar catas de café y a contar de su proyecto en diferentes lugares como universidades, empresas y entidades del distrito.

Hoy en día trabajan en Pueblo Nuevo, Santander como base y cada mes tienen un café de un lugar nuevo. Por esta razón decidimos lanzar planes de suscripción los cuales podrás encontrar desde esta semana en nuestra página para tener en tu casa cada mes el café más fresco y recién tostado en grano o molido. Los planes se acomodan a tu gusto y puedes seleccionar entre recibir tu café mensual, semestral o trimestralmente con un excelente descuento y un regalito de La Casa en el Aire.

Sobre #PuebloNuevo

Pueblo Nuevo es un corregimiento del municipio de Ocaña en Norte de Santander. Caffa trabaja con Don Gabriel quien cultiva el café en su finca familiar, junto a la comadre y a sus hijos para brindarnos un café único. Don Gabriel es uno de los caficultores más influyentes para Caffa y para todo el corregimiento de Pueblo Nuevo. Tiene como objetivo la conservación de los árboles nativos en su cultivo con sombrío y protección de aves.

El café Pueblo Nuevo tiene notas de chocolate, naranja, amaderado y cremoso. Es cultivado a 1.600 m.s.n.m. en la finca Sumerin.

Sobre #Anolaima:

Anolaima es un municipio en Cundinamarca. Caffa trabaja con Luz Elena quien tiene un proyecto familiar, ella junto a su esposo y a sus hijos nos brindan un café orgánico.

Introduce sus conocimientos de bacteriología a sus cultivos para así cosechar un café 100% orgánico y exótico. Tiene como objetivo sostener un cafetal completamente orgánico para darle el cuidado que merece la naturaleza.

El café Anolaima tiene notas de coco, avellana, clavos y espeso. Es cultivado a 1.540 m.s.n.m. en la finca Los Guaduales.

#compralocal #consumoconsciente #comerciojusto #LaCasaEnElAire #cafecolombiano #colombia #caficultorescolombianos #cafedeldia

Fotos cortesía de Caffa.

¡Cotiza aquí!